Saga Weber

Y, de pronto, la barbacoa se transformó...

Durante mucho tiempo, la barbacoa no fue más que un horno de ladrillo rudimentario y estático. Al estar abierto el fuego, la comida quedaba expuesta al viento, a las cenizas y a llamaradas peligrosas. Hasta que un día, en un jardín de Chicago, la barbacoa conoció su revolución...

Saga Weber

George Stephen, el Newton de la barbacoa

Flashback: estamos en 1952 y a George Stephen, montador de placas de acero en la fábrica Weber Brothers Metal Works, le llegó una inspiración newtoniana. Su manzana era una esfera. Una esfera que reinventaría por completo la barbacoa.
Como padre de doce hijos, Stephen es un adepto a las grandes parrilladas en familia. Su obsesión: desarrollar el aparato de cocción perfecto, que fuera eficaz hiciera el tiempo que hiciera, sin peligros, y que anulase las ráfagas de viento.


Una barbacoa que destapa mucho ingenio

La solución le vino al ver una baliza metálica mientras daba un paseo en velero. A Stephen se le ocurrió transformar esta baliza en "barbacoa bola": la corta en dos, usa la parte de abajo de cuba, le pone tres pies para estabilizarla, y usa la parte de arriba como tapa. A esta tapa le pone un asa, y así revoluciona el uso de la barbacoa: ahora ya se puede vigilar la cocción de los alimentos con la misma elegancia que un maître levantando una campana de plata...


Webermanía

Esta tapa supone también una revolución de los sabores: al mantener un calor homogéneo dentro de la barbacoa, permite obtener una calidad de cocción óptima. Los amigos de George Stephen estaban tan maravillados con este invento y por lo tiernas que eran sus parrilladas, que decidió crear, junto con su esposa Marge, la marca Weber-Stephen, y comercializar su primera barbacoa bola: la Original Kettle. Entonces, George Stephen recorre América para mostrar su invento a sus compatriotas. La "bola" es todo un éxito, y su barbacoa se convierte enseguida en la referencia en el país del Tío Tom, para después seducir a los serial-grillers del mundo entero.


La alta costura de la barbacoa

Barbacoas de carbón, gas o eléctricas... Diseño que apuesta por las tendencias de su época... Siguiendo la inspiración original de George Stephen, aparecen muchos modelos de barbacoas Weber para proporcionar a cada cual la que mejor se adapte a su jardín, a su modo de vida, a sus necesidades de cocción y a sus preferencias estéticas... Barbecue Ranger en 1965, Imperial Sequoia en 1968, Barrel Bar-B-Q en 1972, Summit Platinum en 2002… Cada nueva creación Weber lleva algo más de estilo y animación a los jardines, así como más ideas y sabores a la cocina de exterior.

Con el paso de los años, Weber ha ido desarrollando también sus propios accesorios y combustibles para hacer la experiencia de la barbacoa cada vez más sencilla, segura y sabrosa. Incluso hemos creado un lugar dedicado a la cocina con barbacoa, la Grill Academy, para que todos puedan dominar todos sus matices.


Weber, una historia sin fronteras

Situada a las afueras de Chicago, la empresa Weber-Stephen está hoy en parte dirigida y gestionada por los hijos de Marge y George Stephen. Para poner nuestros productos y servicios al alcance de un público más amplio, creamos filiales en los principales países europeos. En 2005 se creó la filial española.

 

Dealers